" El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso, sin desesperarse."

viernes, 18 de mayo de 2007

El uso del cultismo


Usar neologismos e hipérbatos sirve para obtener bellos efectos de sonoridad y color, pero, hay una moda académica que recurre a términos no sólo rebuscados sino además cacofónicos, neologismos innecesarios que no agregan absolutamente nada --ni siquiera una sutileza o matiz-- a la idea que el castellano puede expresar con su léxico generoso.
Los barbarismos invaden también la prosa académica; se usa complejizar por complicar y otras tantas construcciones, veamos una frase compuesta con las nuevas palabras en un texto de Sociología de José Félix Tezanos dice así:

Se autonomizó pese a la internalización arquetipizada, no como una mera rigidificación, ni tampoco como una dimensionalización autocatalítica, sino como consecuencia de su propia complejicación.

Algunos vocablos sencillamente no existen en castellano. Es el caso de concesionar, que tan a menudo se utiliza en vez del muy correcto conceder o de la frase dar en concesión, cuando nos referimos al otorgamiento gubernativo de obras o servicios a favor de particulares.

Direccionar abunda en el léxico periodístico que parece haber olvidado que dirección --en su primera acepción-- es "acción y efecto de dirigir", por lo que no se justifica la creación de un nuevo verbo; si seguimos en ese mecanismo perverso y absurdo, podríamos sustituir dirección por direccionamiento, y de ahí a un nuevo infinitivo, direccionamentar (!!)

Este mismo mecanismo es el responsable del curioso verbo posicionar(se), que ha venido a remplazar el viejo pero no por ello menos eficaz situar(se) o incluso, por qué no, el modesto ubicar(se). Y ya hemos empezado a oír por ahí el sustantivo posicionamiento que desplaza lentamente a posición.

También el castellano no registra: efectivizar en lugar de frases tales como hacer efectivo, llevar a efecto, poner en efecto, que también pueden expresarse mediante el verbo ejecutar. Hasta hace un tiempo, la gente pasaba sus vacaciones; ahora vacacionan.

Procedimientos laboriosos y rebuscados neologismos son los que inventamos cuando olvidamos un término tan obvio como problema y usamos problemática como sinónimo; necesariedad por necesidad, absolutizar por volver absoluto; Terapista Ocupacional por Terapeuta Ocupacional.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...